Alumnos de Mecánica Automotriz realizaron diagnóstico a camioneta del Padre Hurtado | Noticia

Revisión completa del motor, frenos, dirección, transmisión, suspensión entre otros fueron algunas de las piezas diagnosticadas.

Alumnos de Ingeniería Mecánica Automotriz inspeccionando la dirección de la Camioneta del Padre Hurtado para generar el informe de reparación.

En el marco del Mes de la Solidaridad, cinco alumnos y un docente de la sede San Joaquín de la carrera de Ingeniería Mecánica Automotriz y Autotrónica se ofrecieron para realizar un completo diagnóstico a la reconocida “camioneta verde’’ del Padre Hurtado, estableciendo las principales condiciones mecánicas y estéticas del vehículo para generar un informe con los cambios que habría que realizarle.

Este vehículo es una Ford del tipo Pick Up de 1946, la cual fue utilizada por el Santo chileno para recorrer la rivera del Río Mapocho ayudando a las personas en situación de calle. Dentro de sus características técnicas se puede destacar que tiene 6 cilindros en línea, con una caja manual de 3 velocidades, más reversa. El vehículo llegó a Duoc UC sede San Joaquín el pasado 12 de septiembre.

Christian Fuica, docente de Mecánica Automotriz y quien lideró el proceso de inspección y diagnóstico se mostró muy contento y motivado con la iniciativa agregando que “a pesar de que es un vehículo de una mecánica bastante sencilla, no deja de ser interesante observar y entender las tecnologías de esa época. Además, es una instancia importantísima, ya que vincula a los alumnos a un trabajo que pocas veces se tiene oportunidad como lo es la restauración de este reconocido vehículo. Para nosotros es un gran desafío, tanto por el significado histórico, como religioso’’.

Luego del diagnóstico, se debe realizar un informe detallado de las condiciones del vehículo el cual será enviado y revisado tanto por las autoridades de la sede como del santuario para comenzar a realizar las gestiones de mejora.

Para Sebastián Bole, alumno de sexto semestre de Ingeniería en Mecánica Automotriz y Autotrónica que ha sido una experiencia invaluable. “Me siento muy afortunado de pertenecer al equipo de diagnóstico y reparación. Estamos en la etapa de revisión de frenos, luego ver en detalle el motor y la masa del vehículo en general para establecer el diagnóstico y preparar el informe’’.

Por su parte, Catalina Abarca, Coordinadora de Pastoral alumnos aplaudió la iniciativa y recalcó que “la camioneta de San Alberto se ha instalado en la memoria colectiva de la sociedad chilena como símbolo de solidaridad, de ese salir de uno mismo para ir en busca de quienes más lo necesitan. Esta actividad también refleja un acto solidario hacia esta camioneta que significa un emblema de amor para todos los chilenos’’.

La camioneta ahora vuelve al santuario debido a que tiene agendada varios actos presenciales y una vez elevado el informe retornaría a fines de septiembre a la sede para iniciar los trabajos.