La historia de Julia Mendoza Vivanco | Noticia

A Julia Mendoza le queda poco para titularse de ingeniero agrícola en la sede Valparaíso

Historias de Vida

El diario El Observador de Quillota quiso poner en valor la historia de vida de Julia Mendoza Vivanco, quien a sus treinta y siete años entró a estudiar a Duoc UC Valparaíso, específicamente en el Centro Tecnológico Agrícola de Quillota, hace exactamente cuatro años atrás.

Primero se matriculó en la carrera de Técnico Agrícola, pero con el tiempo se cambió a Ingeniería Agrícola, carrera que hoy está a poco de concluir, restándole solo un semestre y el proceso de tesis. Pero esta no es su primera carrera, pues antes estudió Derecho por dos años y medio, “pero no era lo mío”, asegura. 

De ahí pasó a Criminalística, título que le llevó a trabajar en la Policía Federal de Buenos Aires y a obtener dos diplomados: uno en Criminología y otro en Grafología. Lamentablemente, el campo laboral en Chile no era el mejor en esta área, lo que se sumó a otro hecho triste. A fines del año 2008, la mamá de Julia falleció, lo que la obligó a regresar al país y a hacerse cargo de la parcela familiar ubicada en La Palma. 

Acá no encontré trabajo y como yo no sabía manejar la parcela, quise estudiar para trabajarla. Fue una decisión compleja porque ya tenía a mis mellizas chicas, entonces me ha costado, no fue lo mismo que estudiar cuando estaba soltera”, reflexiona. 

Fue complicado, porque uno tiene otras responsabilidades y los tiempos son menores, si bien la carrera es diurna, muchas veces me he desvelado haciendo tareas”, explica. Lo anterior se explica porque esta estudiante y madre vive sola con sus hijas de cinco años. 

Hasta el año pasado las tenía en el jardín hasta las siete de la tarde. Pero ahora entraron al colegio y yo debo viajar a Valparaíso por unos ramos que tengo allá, entonces tengo que llevármelas a Quilpué donde una tía”.

Muchas veces ha estado a punto de 'tirar la toalla' y también ha llorado, como cuando sus hijas tuvieron neumonía -lo que le significó reprobar un ramo muy importante- o ella misma debió enfrentar un precáncer. “Comencé con una mancha que no sanaba y se puso necrótica. Fui al médico, me hicieron una biopsia y se confirmó el diagnóstico. Me operaron a tiempo, pero fue complejo”, explica.

Sin embargo, todo esfuerzo tiene sus compensaciones. Ahora Julia ya está cursando su cuarto año y solo le resta un semestre y su portafolio de título para finalizar, lo cual espera conseguir el primer semestre del próximo año. Y hoy ya planea trabajar en el área de la hidroponía y la agricultura orgánica, la cual pretende implementar en su parcela, con la idea de producir respetando el medio ambiente. 

Yo diría que cuando una se propone algo y con sacrificio, puede alcanzar sus metas. Yo he podido salir adelante sola con mis dos niñas a pesar de que he pasado altas y bajas. Y quisiera destacar que una de las cosas que me ha ayudado mucho ha sido la facilidad que me han dado en el Duoc UC para ir con mis hijas a clases cuando no he tenido dónde dejarlas, eso lo valoro mucho y lo agradezco”, dice con voz orgullosa.