El capataz evoluciona: ahora es un formador de obreros de la construcción – Duoc UC
+A -A

PUBLICADO EL 1 Abril, 2020

El capataz evoluciona: ahora es un formador de obreros de la construcción

Educación Continua

De obrero a capataz

Vigilante, Jean Delorme pasea con su casco blanco por la construcción. Desde hace más de 20 años, trabaja como capataz de obra. “Estoy a cargo de un grupo con el que convivimos diariamente. Yo sé lo que cada uno está haciendo, lo que tiene que hacer y cuánto se debiese demorar. Estoy a cargo de 20 personas con 20 personalidades diferentes, las conozco y sé cuándo tienen un mal día”, cuenta.

Un capataz generalmente viene desde abajo. Delorme partió como obrero y luego fue ascendiendo en la constructora. “Me llevaron a posventa y después a terminaciones. Ahí mis jefes cacharon que tenía capacidades y me pusieron a cargo de un grupo para que lo supervisara en una obra”, recuerda.

¿Cómo es su pega? “Las jornadas de trabajo parten tempranito. Son de 8 AM hasta las 18 horas con un tiempo de almuerzo. Trabajamos de lunes a viernes, pero si alguno anda con un apuro puede trabajar horas extras los fines de semana”, afirma.

En promedio, un capataz parte ganando entre $600.000 y $800.000 dependiendo de la constructora.

Formando capacitadores

Jean fue uno de los 25 egresados de la certificación para capataces diseñada por DuocUC en conjunto con la constructora Socovesa. La idea de fondo es que estos jefes de obra sean capaces de ir capacitando al personal que está a su cargo. “Lo que más me llevo del curso es lo que aprendí sobre el trato hacia la gente con la que uno trabaja. Al final no solo les enseñamos sobre técnicas de seguridad o cómo construir una pared de concreto, sino que hasta les ayudamos a que hablen mejor y sin garabatos. Ellos aprenden y se nota la diferencia después”, afirma. “Tenemos el feedbackde los que participaron: nos dijeron que se sentían mucho más empoderados en las tareas que realizan día a día; ahora muestran interés por ir más allá de su trabajo y no quedarse solo en la ejecución”, destaca Jorge del Río, gerente de Construcción de Socovesa Santiago. Complementa Carlos F¡-gueroa, director de Educación Continua de Duoc UC: “En el curso no solo van a aprender a leer planos, les vamos a enseñar aptitudes más integrales”.

Otras opciones

Es cosa de levantar la vista: los edificios asoman en cada esquina. De

hecho, el índice Mensual de Actividad de la Construcción, elaborado por la Cámara Chilena de la Construcción (CChC), registró un aumento de 4,4% en enero pasado, el mayor en 2 años.

En ese contexto, las empresas constructoras necesitarán de capataces cada vez más especializados.

Una opción formativa la entrega la Escuela Tecnológica de la Construcción, cuyo taller “Escuela de Capataces” dura 290 horas y ofrece la opción de continuar estudios en Ina-cap. Las inscripciones están abiertas a través de las empresas constructoras; en abril se comienzan a dictar los primeros cursos del año. Para quienes quieran estudiar de forma independiente, la Escuela Nocturna de Obreros de la Construcción (ENOC, dependiente de la Facultad de Arquitectura de la U. de Chile) tiene las matrículas abiertas para su “Curso de Capataz y Jefe de Obra”, que dura de 2 a 4 semestres. El arancel semestral cuesta $150.000 y la matrícula $80.000.

Prioridad de gobierno

El fomento de la educación técnica profesional, como la capacitación para capataces, será prioridad del gobierno recién asumido. Así lo subrayó el nuevo ministro de Educación, Gerardo Varela, quien este martes participó en el inicio del año académico de Duoc.

“Uno de los grandes ejes en los que este gobierno se va a centrar es en darle la importancia que se merecen los técnicos. En los países más desarrollados hay 3 técnicos por cada universitario; su labor se necesita y su evolución va de menos a más. Cuando trabajé en Soprole me di cuenta de que una empresa puede facturar millones diariamente; pero si detrás de las máquinas no hay alguien especializado y que sepa lo que hace, el esfuerzo no sirve de nada”. De dónde viene la palabra “capataz”

Su origen se remonta al verbo latín Caput, que significa “liderar”. Paulina Núñez, doctora en Filología y académica de la Escuela de Educación de la U. Mayor, define al capataz como “la persona que gobierna o vigila a un grupo”. Cavando más a fondo, según la RAE solo hay 75 palabras en español que terminan en “az” y en general se remontan al español más antiguo. ¿Algunos ejemplos? Alcatraz, perspicaz, suspicaz, asaz, feraz, procaz o lenguaraz, muchas de las cuales vemos hoy como se van perdiendo entre las nieblas.

 

FUENTE: LUN